Arriba

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
Ingresa a ANFAVIAL

Control de Visitantes

01724132
Hoy
Ayer
Esta semana
Semana anterior
Este mes
Mes anterior
Todos
886
654
4592
1714423
4592
13332
1724132

Tu IP 3.95.131.208
06-12-19

CANAL ANFAVIAL TV

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La resolución del Tricel que validó a la directiva electa en el 2017, dio por cerrada una de sus peores épocas, pero el tribunal no se refirió a las denuncias por un padrón abultado con organizaciones que registran hasta un 3.900% de inflación, sindicatos fantasmas y la no depuración del inflado padrón de las elecciones de 2016, que fueron anuladas por el mismo Tribunal Calificador de Elecciones.

La resolución del Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) que validó a la directiva de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), electa en 2017, fue un verdadero alivio para la organización dirigida por Bárbara Figueroa, que arrastra meses inmersa en una profunda crisis, cuestionamientos que llevaron a que la principal organización sindical del país se viera disminuida en medio de importantes discusiones como la Reforma Laboral.

La historia es larga. Las elecciones de 2016 fueron anuladas en medio de acusaciones por fraude electoral, con padrones inflados en un 41%, pérdida de votos y la inscripción de sindicatos fantasmas. A esto se sumaron quiebres, como la salida del histórico dirigente de la Central, Arturo Martínez, y la fuga masiva de históricas organizaciones, como las del Colegio de Profesores y Confusam.

Artículos Relacionados

24 julio, 2019

Tricel revierte nulidad de elección 2017 de la CUT y la declara válida

por El Mostrador

En medio de la tormenta, tras diversas presiones y con el fin de sortear la crisis, la directiva transitoria de la CUT realizó un Congreso Nacional en enero de 2017, que reformuló los estatutos en pos de limpiar los padrones inflados de la última elección y convocó a una nueva elección que debía realizarse en abril de 2017. Resoluciones que fueron cumplidas en “la medida de lo posible”, señalaron desde la propia organización.

Una segunda elección se realizó el 31 mayo de 2017, luego que el Tricel anulara la de 2016. El resultado fue una arrolladora victoria de Bárbara Figueroa, con más de 49.500 votos, seguida por el dirigente de la Anef, Carlos Insunza (29.299) y en tercer lugar quedó el socialista José Manuel Díaz (24.517), quien hasta a esa fecha aún era conocido como dirigente del Colegio de Profesores.

En mayo de 2019, el Tribunal Electoral de la Región Metropolitana dio un nuevo golpe a la CUT y anuló esos segundos comicios. Según el dictamen, la CUT debía llamar a una nueva inscripción de listas, elaborar un nuevo padrón electoral, impugnar candidaturas, organizaciones y realizar las elecciones con posterioridad a la sentencia.

Pero la presidenta de la CUT apeló al Tricel, el que finalmente dejó sin efecto el dictamen del Tribunal Electoral de la RM. Su presidente, Haroldo Brito, apeló a la autonomía de la organización sindical y destacó que fue el congreso nacional de la CUT el que determinó el proceso eleccionario del 2017, por lo que declaró válidos los últimos comicios de la misma.

El Mostrador comparó los datos públicos del Sirela con los padrones de la elección 2017 de la CUT. Más de 120 organizaciones registran inflaciones en sus registros, desde un 4% a más de 3.000% y 90 organizaciones afiliadas a la Central Unitaria de Trabajadores figuran con un padrón abultado en más del 50%. Estos datos fueron incluidos en la carpeta de la causa revisada por el Tribunal Electoral de la RM, que luego fue vista por el Tricel.

Una resolución que, aunque trajo alivio a una parte importante de la CUT, dejó un gusto amargo en otros sectores, ya que ninguno de los dictámenes se refirió, en profundidad, a una de las principales denuncias que contiene la carpeta de la causa ROL 150-2019: la inflación de padrón en las elecciones de 2017.

En la denuncia presentada por la dirigenta de la Anef, Jimena Aguirre, se señala que, de los 774.408 votos obtenidos por el total de las listas, el abultamiento llega a un 36,4%, lo que de acuerdo a su denuncia es “suficiente para alterar el resultado de la elección”. La información se basa –al igual que en 2016– en la comparación de los registros del Sistema de Relaciones Laborales (Sirela) de la Dirección del Trabajo –entregados por las mismas organizaciones– y el padrón actualizado de la CUT para las elecciones del 30 de mayo de 2017, registro creado sobre la base de la cantidad de cuotas que paga cada miembro de las organizaciones que integran la central.

El Mostradorcomparó los datos públicos del Sirela con los padrones de la elección 2017 de la CUT. Más de 120 organizaciones registran inflaciones en sus registros, desde un 4% a más de 3.000% y 90 organizaciones afiliadas a la Central Unitaria de Trabajadores figuran con un padrón abultado en más del 50%. Estos datos fueron incluidos en la carpeta de la causa revisada por el Tribunal Electoral de la RM, que luego fue vista por el Tricel.

La organización con mayor inflación en el padrón llega al 3.409% y corresponde al Sindicato de Trabajadores Eventuales y Transitorios de la Comuna de Coihueco. La agrupación registra 22 miembros en el Sirela, mientras que el padrón calculado por la CUT para las elecciones de 2017 tiene 750 integrantes. Su última elección de directiva data del año 2015.

Este sindicato pertenece a la Confederación Nacional Sindical Campesina, del Agro y de Pueblos Originarios, reconocida como Confederación Ranquil, la cual llamó la atención durante el escándalo de las elecciones de 2016, ya que entonces su tesorero era José Figueroa Jorquera, padre de la presidenta de la CUT. Según El Desconcierto, para los comicios de 2016, dicha confederación registraba un padrón con 24.846 socios, pero en la Dirección del Trabajo figura solo con 6.773.

Para las elecciones de 2017, de acuerdo al registro para el Congreso Nacional de la CUT de enero de 2017, la Confederación Ranquil acreditó solo 5.200 socios. En el padrón de los comicios de mayo de ese mismo año, la misma organización figuró con 5.045 socios, en cambio, su registro en la Dirección del Trabajo fue de 5.610 miembros. Una gran baja, que se explica con el cambio en el padrón del Sindicato de Trabajadores Transitorios Temporeros de Ovalle y la Región ‘Sintemor’, el que disminuyó en 2.780 sus miembros.

Los diez padrones con mayor abultamiento registran más de un 960% de inflación. Este es el caso del Sindicato de Trabajadores Independientes Agrícolas y Campesinos, también de la Confederación Ranquil. Por otra parte, el Sindicato de Trabajadores Independientes de la Provincia de Elqui alcanza 2.875% de inflación. (Revisa los diez padrones más abultados de la CUT).

Entre los sindicatos más importantes también se registran inconsistencias entre la información de la Dirección del Trabajo y la validada para las elecciones de la CUT. La organización con mayor cantidad de miembros es el Sindicato del Banco Estado, que registra 9 mil integrantes para la elección de 2017, al igual que para los comicios de 2016, pero en el registro de Sirela figura con 9.611 miembros.

Según los registro del padrón para las elecciones de mayo de 2017 de la CUT, el Sindicato Interempresa Lider de Trabajadores Walmart Chile, registra 8.792 miembros y en un año aumentó en 3.292 sus integrantes con las cuotas al día. Pero, de acuerdo al registro de Sirela, su membresía disminuyó de 15.560 a 12.597 en un año. Este sindicato mantiene una diferencia de 3.805 integrantes entre los registros de la CUT y el de la Dirección del Trabajo.

Cabe destacar que la fórmula que definió el congreso nacional de la CUT para validar los padrones de la elección de mayo de 2017 no fue la depuración de los registros utilizados para las anuladas elecciones de agostos 2016, sino que ponderó los pagos registrados por cada una de las organizaciones en los últimos 12 meses antes de la elección y definió un promedio de pago de cuotas mensual. Esto significa que, para las elecciones de 2017, se incluyeron los pagos desde marzo de 2016 a marzo de 2017, lo que no borra los pagos “abultados” de los meses previos a los comicios de 2016.

Tras esta limpieza de padrones, 29 organizaciones perdieron más de 500 miembros. El Sindicato Interempresa Nacional María Rosa bajó de 4.500 miembros con cuotas al día, para las elecciones de 2016, a solo 820 para los comicios de 2017, pero su información en el Sirela de 2017 aún se mantenía con los 3.219 que se registraban en el año anterior.

El Sindicato Nacional de Trabajadores N°2 Integra redujo a la mitad sus miembros con cuotas al día, de 6 mil en el año 2016 a 3 mil integrantes para la elección de 2017, un número que se acerca al registro de Sirela, que figura con 2.883 integrantes. (Revisa las organizaciones que más redujeron sus padrones).

El informe secreto

Uno de los principales argumentos que se da en la defensa ante Tribunales la directiva de la CUT, es que la información entregada a la Dirección del Trabajo muchas veces data de fechas previas a los comicios, por lo que no se encuentran actualizadas.

El Mostrador revisó un informe catalogado como “secreto”, en la carpeta investigativa, de la Dirección del Trabajo, que fue enviado en febrero de 2018 al presidente del Primer Tribunal Electoral de la Región Metropolitana. En el documento se da cuenta del registro oficial en el Sirela, de miembros inscritos para la elección de directiva o afiliación, de una muestra de 55 organizaciones integrantes de la CUT, el que fue solicitado –entre otras informaciones– en el marco de la investigación que llevó a cabo el Tribunal Electoral de la RM.

Comparados los datos de esta muestra, entregados por las propias organizaciones a la Dirección del Trabajo, con el padrón depurado por la CUT para sus últimas elecciones en mayo de 2017, queda en evidencia que el padrón de la organización sindical registra 14.856 integrantes más que la Dirección del Trabajo.

El padrón oficial de la CUT –para estas 55 organizaciones– suma un total de 17.569 miembros, mientras que el registro de la Dirección del Trabajo registra solo 2.713 integrantes en total, lo que equivale a más de un 640% de inflación en el padrón de la Central Unitaria de Trabajadores.

Este registro muestra varias organizaciones que fueron afiliadas o renovaron directiva en el año 2017, como el sindicato de Empresa Sociedad de Servicios y Asesorías Swan Chile S.A., el que renovó su directorio el 11 de mayo de 2017, dos semanas antes de las elecciones de la CUT. Según la Dirección del Trabajo, el sindicato celebró sus elecciones internas con 35 integrantes, pero en el padrón de la Central Unitaria de Trabajadores aparece con 192, lo que equivale a un 549% de inflación en el padrón.

Ocurre lo mismo con las organizaciones que renovaron directiva o estatutos entre la anulada elección de agosto de 2016 y la de 2017. El Sindicato de Trabajadores Independientes Areneros Extractores de Ripio y R.S. de la Comuna de Ovalle tuvo elecciones de directorio el 13 de septiembre de 2016 y registró a 29 miembros en la Dirección del Trabajo. Un mes antes, en las elecciones anuladas de la CUT, pagó cuotas por 231 miembros y para la elección del año 2017 registra una leve baja a 200 integrantes.

El Sindicato Nacional de Trabajadores Independientes, Ambulantes del Transporte y Anexos figura bajo proceso de “afiliación” el 25 de enero de 2017 en la Dirección del Trabajo, con 100 integrantes. En el padrón del año 2016 pagó cuotas por 3.500, número que quedó reducido a 950 para los comicios de mayo de 2017. En solo dos meses, este sindicato aumentó en 850 sus miembros. (Revisa la tabla comparativa entre los datos entregados por la DT y el padrón de la CUT).

El Mostrador consultó a la directiva de la Central Unitaria de Trabajadores por la diferencia entre los registros de la Dirección del Trabajo y el padrón utilizado para las elecciones del 30 de mayo de 2017, pero no se refirieron al tema y señalaron que toda la información estaba en la investigación del Tribunal Electoral.

Tras revisar el contenido de la causa ROL 150 del año 2019, en el Tomo I, parte II, del expediente, la defensa de la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, representada por el abogado Leonardo Mena Díaz, se refiere al “Presunto abultamiento de padrones”. El escrito –de julio de 2017– destaca que tanto para “la Dirección del Trabajo como para la CUT existe una imposibilidad material de saber con exactitud cuántos socios pertenecen a cada organización”.

“La imposibilidad de conocer el número exacto de asociados de cada organización sindical radica en el concepto de autonomía”, agrega el texto. La defensa de Figueroa indica que “aunque resulte incomprensible para los reclamantes, garantizar la autonomía de las organizaciones sindicales determina, entre otras cosas, la imposibilidad de la autoridad pública para controlar en número exacto de afiliados de un sindicato”, además de puntualizar que dicha información puede servir para “fines lesivos a la autonomía sindical”.

Finalmente, consigna que la CUT tampoco tiene los mecanismos para aclarar por completo el padrón de elecciones, ya que las organizaciones pueden pagar solo por una parte de los afiliados.

A pesar de que en el fallo del Tricel no se refieren al abultamiento de padrones, la resolución del Tribunal Electoral de la RM sí se aborda este ítem. La resolución señaló que en el artículo 107 del Estatuto de la Central se menciona que, para elaborar el padrón electoral, se debe ponderar el informe del Departamento de Organizaciones con los antecedentes recabados de la Dirección del Trabajo, y el número de afiliados cuyas cotizaciones se encuentren efectivamente pagadas. “Así, la confección del padrón rlectoral constituye un acto complejo, que no se reduce a saber 'cuánto fue lo que pagó la organización'”, reza la sentencia.

Directivas sin base

Otro conflicto que parece estar en regla a nivel estatutario, pero que aparece en las denuncias de Víctor Ulloa y Jimena Aguirre, es la elección de directores nacionales cuyas organizaciones se desafiliaron o congelaron su participación en la CUT. El ejemplo más reiterado es el Colegio de Profesores, que en enero de 2017 congeló su participación en la Central Unitaria de Trabajadores y solo figura con pago de cuotas hasta septiembre de 2016.

La presidenta de la CUT y Jaime Gajardo son miembros de la directiva nacional del Colegio de Profesores y –a la vez– fueron electos en la dirección nacional de la Central Unitaria de Trabajadores. Esto, aunque en las demandas ante el Tribunal Electoral de la RM se señala que ambos, al no contar con una organización base, no podrían haber participado de los comicios de mayo de 2017.

El 3 de abril de 2019, la CUT respondió un oficio del Tribunal Electoral de la RM. Allí, el tesorero de la Central confirmó que los integrantes del Colegio de Profesores solo fueron habilitados para participar del congreso nacional de enero de 2017, pero no de las elecciones de mayo. Agregó que “cuestión muy distinta es la habilitación para ser candidato, pues en dicho caso debe distinguirse si el candidato se encuentra o no en posesión de su cargo de director nacional, razón suficiente y que lo habilita para ejercer su cargo” y que en la CUT los candidatos no son propuestos por las organizaciones de base, sino que integran listas de forma individual.

Otro hecho que llama la atención en el expediente, es la atención que se le pone al Sindicato Nacional Interempresa Walmart y Actividades Conexas, que figura en el informe secreto de la Dirección del Trabajo. Esta organización inscribió a 272 miembros en el padrón de la CUT hasta marzo de 2017, pero dos meses después renovó su directorio, el 19 de mayo, y le informó a la Dirección del Trabajo que estaba integrado por 28 miembros.

Tras los comicios, resultó electo como presidente del sindicato interempresas José Manuel Díaz Zavala, el actual tesorero de la CUT y tercera mayoría nacional, reconocido históricamente por ser miembro del Colegio de Profesores, pero luego se hizo parte del Sindicato Nacional Interempresa Walmart y Actividades Conexas.

En el mismo oficio en el que la CUT dio cuenta de la situación de los directores nacionales pertenecientes al Colegio de Profesores, Díaz explicó su caso. Sostuvo que él fue electo en los comicios de 2017 de la CUT en su calidad –previa– de director nacional, otorgada en la anulada elección de 2016. Destacó que participó en dichas elecciones en su calidad de dirigente del Sindicato Nacional Interempresa Walmart y Actividades Conexas y que, no necesariamente, es funcionario de Walmart, sino de una empresa externa, que no nombra.

Efectivamente, fue electo presidente de dicho sindicato, pero solo días antes de los segundos comicios de la CUT. El 19 de mayo de 2017, el Sindicato Nacional Interempresa Walmart y Actividades Conexas renovó su directiva y, según consta en el acta de la Dirección del Trabajo, en la elección participaron 15 personas de las 28 inscritas por el sindicato. Cabe recordar que para la elección del 30 de mayo este sindicato figura con 272 miembros.

Cuatro días antes, los tres integrantes de la directiva habían renunciado a sus cargos por “razones personales”, como consta en el documento del 18 de mayo de 2017 de la Inspección Comunal del Trabajo Santiago Norte, el que fue entregado por Walter Pinilla, hasta entonces, tesorero del sindicato. La nueva directiva quedó integrada por José Manuel Díaz, Emmanuel Díaz y Manuel Gutiérrez.

Llama la atención que en el padrón del Sindicato Nacional Interempresa Walmart y Actividades Conexas aparece Ximena Ovalle Padilla, consejera nacional suplente de la CUT, que compitió en la misma lista y subpacto que Díaz y Patricia Galaz, exsecretaria de Tesorería de la CUT.

Hacia el voto universal

Una de las resoluciones del Congreso N°11 de la CUT fue sentar las bases para reemplazar las elecciones con voto ponderado hacia unas con voto universal. El artículo 42 determina la creación de una comisión para la elección directa, la que debía ser creada 180 días después que se aprobaran los estatutos. El objetivo de esta comisión era recabar información y hacer una propuesta técnica para desarrollar elecciones directas, individuales y universales para el Consejo Directivo Nacional.

Dicha mesa también tenía un periodo de 180 días para elaborar la propuesta técnica, un total de un año entre su conformación y trabajo. Los estatutos fueron aprobados e incluidas las apreciaciones de la Dirección del Trabajo el 22 de mayo de 2017: han pasado más de dos años sin que se haya presentado la propuesta de parte de la comisión.

Un hecho que ha causado preocupación al interior de la CUT, más aún cuando falta solo un año para las nuevas elecciones nacionales, que deberían ser en agosto de 2020. Además, en el mismo congreso nacional, la CUT definió que, con el fin de transparentar la composición de los padrones, los publicaría en su página web y los actualizaría de forma trimestral.

Hasta el cierre de esta publicación, El Mostrador trató de acceder a dicha información, pero la página de la CUT parece estar caída en toda la sección de documentos, razón por la que tampoco están publicados los textos de acuerdo del Congreso N°11, los resultados de las elecciones, el detalle de la directiva, y todos esos vínculos redireccionan hacia una página no encontrada.

En la página del Sistema de Información Sindical (SIS) que levantó la CUT, solo se encuentra el detalle del nombre y número de cada organización, además de las autoridades electas, pero no están publicados los padrones actualizados.

Dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores aseguraron que, pese a que la directiva ha reiterado en los medios que las elecciones serán directas y universales, “hasta ahora no se ha hablado del tema”. Ni siquiera en el consejo ejecutivo de la CUT se ha puesto en tabla ni se ha informado de los avances de la comisión.

Consultados al respecto, desde la CUT solicitaron remitirse al comunicado que sacaron cuando salió la resolución del Tricel, en el que no se mencionan los avances respecto al voto universal.

 

0
0
0
s2smodern

Encuestas

FONDOS DE PENSIONES

Copyright © 2019 ASOCIACIÓN NACIONAL DE FUNCIONARIOS DE VIALIDAD Rights Reserved.